El blog de Alter Ego

Celos en la era de las Redes

SIlvia Pérez Manjavacas, psicóloga de alter ego

Silvia Pérez, Psicóloga de Alter Ego

El conectar con personas del pasado es muy fácil gracias a las redes sociales; aunque es bonito reencontrarse con amigos de la infancia, vecinos del pueblo, profesores, etc. también podemos encontrar a nuestros ex y a las antiguas parejas de nuestras parejas y con ello disparar los celos. Las redes sociales son un arma de doble filo, siendo en algunos países es una de las causas de divorcio más importantes.

Con las redes compartimos públicamente nuestras vidas y los celos han evolucionado a otro nivel, muchos son los que han pasado por una situación de dar explicaciones por sus actos .El problema es que para algunos se convierte en un juego obsesivo con el que hartan a su pareja y arruinan la relación .Esto ocurre cuando la pareja se siente observada continuamente y empieza a cambiar su comportamiento ocultando información a su pareja, (a nadie le gusta sentirse investigado), como si hubiese hecho algo malo sin hacerlo, pero lo hace por el miedo a que tener una bronca y poco a poco esa amenaza constante destruye la posibilidad de diálogo y por tanto a la pareja como tal.

Los celos, termino que etimológicamente significa “Ardor” y en la Edad Media aparece como sinónimo de “vigilar” y de ahí la celosía que es “ocultar”, “ver sin ser visto”,y que actualmente su definición es recelo que uno siente de que cualquier afecto o bien que disfrute o pretenda llegue a ser alcanzado por otro, son pues una respuesta emocional natural en los seres humanos y algunos animales. Funcionan como mecanismo “preventivo” (de infidelidad) en la actualidad, con el uso de redes sociales y móviles; el paso a patológico es cuando hay un miedo permanente a perder a tu pareja e interfiere en tu vida El origen muchas veces está en experiencias propias que le han llevado a pasarlo muy mal o lo han vivido en su entorno cercano. Y se mantiene por las respuestas de comprobación que normalmente les devuelven la tranquilidad.

Los celos se componen de ansiedad, tristeza, agresividad, inseguridad, ira, dolor. Por tanto, ciertos factores de personalidad como ser posesivos,dependiente, tener baja autoestima, ser desconfiado, tener ciertas ideas preconcebidas acerca de las relaciones de pareja o el haber vivido una infidelidad, nos hacen más vulnerables a experimentar los celos. Los celosos son los que más se adaptan al otro en la relación de pareja y más se esfuerzan en mantenerla, paradójicamente puede hacer que la pareja pierda el interés y se acomode. Mientras más se esfuerzan ellos y menos el otro, más valoran a su pareja y menos se valoran ellos mismos. Necesitan al otro para vivir.

Conocer qué son los celos y cómo funciona el mecanismo de los celos no es suficiente si la persona que los tiene no los reconoce y acepta ya que seguirá culpando al otro de un problema que es suyo. Por eso el primer paso en terapia es hacerlo consciente con registros tanto de los estímulos que provocan los celos, como de las respuestas de comprobación, con el fin de controlarlas y dejar de darlas. Además en la intervención de los celos se trabaja eliminar la agresividad, analizar la idea de pareja, fidelidad y traición, así como habilidades de comunicación y asertividad.

Si tu pareja te controla tus “likes”, los amigos que aceptas o tus sms y whatsapp, o a ti te genera ansiedad que tu pareja se pase las horas consultando las redes y pegado al móvil, habla con ella sobre qué es lo que te hace daño, pues la comunicación de la pareja es lo que da la confianza y con ello también podéis llegar a acuerdos que os permitirán después respetaros la privacidad, sin prohibiciones.

X