El blog de Alter Ego

Deseo Sexual

SIlvia Pérez Manjavacas, psicóloga de alter ego

Silvia Pérez, Psicóloga de Alter Ego

El Deseo Sexual es una predisposición a un encuentro sexual. Si falta deseo sexual, hay que identificar qué está sucediendo porque dependiendo del “diagnóstico”, así será su “tratamiento”. El deseo sexual se trabaja a través de la motivación. La motivación, a su vez, se trabaja a través de la conquista y la seducción. Aunque la fase de enamoramiento termine, no significa que termine el deseo y la atracción. A veces, el deseo y la atracción continúan intactos, pero hay problemas de expectativas o algún que otro tabú que los tapa.

El deseo sexual es una predisposición a un encuentro sexual.
Cuando hay falta de deseo sexual, se puede trabajar a través de la motivación ya que toda motivación tiene una parte de interés y otra de voluntad. En una relación estable esa motivación la conseguimos a través de la conquista y seducción. Tenemos que seducir para volver a provocar esa sonrisa. Cuando llevamos tiempo en una relación, se complica el lugar, el espacio para tener sexo… Es normal perder el enamoramiento, esto es una fase que termina, pero esto no es igual a perder el atractivo del otro. Cuando en el momento presente no nos atrae nada de nuestra pareja tenemos un problema, no hay deseo. Pero otras veces el deseo y la atracción están intactos pero existe algún tabú o ciertos prejuicios, que los tapan y nos generan prohibiciones internas que nos llevan a mala experiencia sexual y ésta a otra de tal modo que se condiciona, y creemos haber perdido el deseo.
Por tanto, lo primero es analizar que sucede y después de tener claro el diagnóstico para ponerle el tratamiento adecuado.
Ya sabemos, la importancia de la comunicación en la pareja, por lo tanto, si falta comunicación es imposible tener una buena relación sexual. El sexo es una forma de comunicación que incluye el placer, hace falta permitírselo. Es un punto de encuentro.
El sexo es una fiesta y como tal requiere un lugar, un tiempo, una predisposición para poder disfrutarla, no obstante, si salimos de fiesta muy a menudo a los mismos sitios, con misma música, mismos canapés… La fiesta se vuelve aburrida. Tendremos que cambiar decorados, modificar estructura, cambiar de lugar y crear cosas nuevas para que la fiesta siga siendo fiesta. Lo mismo hemos de hacer con los encuentros sexuales para que siempre sean alegría y plenitud. La creatividad puede ayudarnos a desafiar a la rutina con el fin de aumentar nuestro deseo sexual.
La falta de deseo es un problema de expectativas, el querer vivir el sexo como en las revistas, como me cuentan que lo hace el resto del mundo y no vivirlo al final como yo quiero para mí. La desapropiación de nuestra sexualidad, nos afecta al deseo sexual y cuando nos desapropiamos de algo, ese algo se convierte en ajeno a mi vida, y con ello dejo de pensarlo y sentirlo.
A veces, ocurre que uno de los dos tiene más ganas que el otro. Es probable que los hombres tengan dos veces más ganas de sexo que las mujeres porque al hombre se lo han permitido siempre y están expuestos a gran cantidad de estímulos sexuales desde que se levantan (en un grupo de whatsapp masculino podemos encontrar fácilmente vídeos y “memes” eróticos y sexuales que no encontramos en los grupos de amigas), digamos que esto junto con que son más fanfarrones cuando hablan entre ellos de sexo, o se pregunta sobre la frecuencia en sus relaciones, puede estar relacionado con que en la sexualidad masculina está implícito lo que se espera de él.
Así llegamos al “momento cama”,  en el que ellos ya vienen estimulados (desde primera hora de la mañana) y deseando “el momento cama” . Sin embargo, las mujeres están “en el momento cama” esperando a que le vengan las ganas (a modo de inspiración),y a que él sea quien la estimule, que no vaya al grano y que se lo curre…Llegamos desigualados. Esto no pasaría si no le dejamos a él la completa responsabilidad de mi deseo sexual, es decir, debemos asumir una responsabilidad propia y estimularnos mentalmente, tal y como lo hacen ellos y usar las conductas eróticas en nuestro día a día, no sólo cuando vamos al encuentro sexual.
Esto es, hemos de incluir más besos, más caricia, más roces, más conquista y seducción en nuestro día a día, además de fantasea y buscar estímulos que me exciten como leer novela erótica o ver pelis porno. Explorarnos y saber lo que nos gusta, qué zonas, cómo me gusta es obligado para poder decírselo a nuestra pareja.No hay que olvidar que el tiene otro cuerpo, y esto de que “ el que te quiera sabe lo que te gusta”, es sólo un mito.
El encuentro sexual nunca es una batalla de quién se llevó a quién, es un momento de encuentro en el que disfrutaremos cuando se combina la ternura y erotismo.De esta forma, disfrutaremos del sexo y  lo condicionaremos a buenas experiencias y aumentaremos el deseo sexual. 10 CIaves para conseguirlo:
1.-Incluir los 5 sentidos y no reducir el sexo al tacto.
2.-Explorar el encuentro y buscar alternativas, posturas nuevas, incluir juguetes eróticos.
Buscar la diversión.
3.-Lugares distintos para evitar que siempre acabemos en la cama a la misma hora, explorar sitios insospechados.
4.-Ocuparse de disfrutar uno, esto no significa que no tengamos en cuenta al otro, pero nunca hacer nada por complacer.
5.-Vaciarse de los problemas del día, dejar en el perchero: el trabajo, los problemas con los hijos, discusiones y cualquier situación inconclusa, para ir libres a la cama y al encuentro con el otro. Al terminar, los puedes recoges del perchero y quizá puedas abordarlos desde otra perspectiva.
6.-El encuentro sexual requiere apertura y tiempo si sólo tenemos dos minutos, mejor será dejarlo para otro momento.
7.-Lo mismo, si no quieres que te oigan los niños, tu suegra o la vecina, porque en el sexo hay que expresar el sentir, decir me gusta, cantar, silbar, susurrar, gemir o gritar, lo que salga cuando nos volvemos locos, ya que también ha de tener ese punto de irracionalidad y dejarse llevar, pues el pensar y el sexo son incompatibles y hay que elegir.
8.-Olvidarse del orgasmo, lo importante es el placer y esto sólo es una consecuencia de lo que pasa.
9.-En el sexo vale todo, mientras la pareja este de acuerdo porque los límites los marca cada uno. No todas las posturas, ni todos las momentos son igual de placenteros para todos.
10.-El desafío es salirse de las rutinas aburridas.

Llámanos 91 308 63 53

X