El blog de Alter Ego

Cómo encontrar el amor en tiempos de tinder

SIlvia Pérez Manjavacas, psicóloga de alter ego

Silvia Pérez, Psicóloga de Alter Ego

Las tareas domésticas son motivo de discusión en las parejas, aún la mujer se responsabiliza de la organización de la casa, tareas domésticas y educación de los hijos. Si bien es cierto, que en las parejas jóvenes el hombre actúa de forma diferante.Entienden mejor el repartir y compartir. Es importante saber negociar, y planificar y organizar en tiempos dichas tareas.Cada uno debe saber qué tareas le corresponden y de que manera hacerlas.Saber pedir sin presuponer ayudará a no enfadarse porque tu pareja no cumpla tus expectativas.La comunicación es vital. Hablarse con cariño y ternura sin gritos. No dejemos que la pasión que se crea por la admiración que viene de la complicidad en el otro, se rompa porque empezaremos a no sentirnos bien en nuestra pareja.Pues empezarán los reproches y los mensajes que ponene al otro a la defensiva…y así no hay pasión que se encienda.

Las tareas domésticas generan discuisones en la pareja, para que no sean motivo de ruptura de la convivencia y podamos gestionarlas negociando con la pareja, lee esta entrada del blog.
La mujer sigue siendo la que se responsabiliza en las tareas domésticas, la organización de la casa y en la educación de los niños.Hay varios motivos: Sigue existiendo una educación machista

a pesar de que no queramos, de forma inconsciente y por aprendizaje por observación los hijos aprenden y se transmite un modelo de conducta donde la mujer se encarga de las labores de la casa.
– Porque se presupone.
– Por prioridades puede ser dentro de nuestra escala de valores no entendemos las labores como prioridad antes prefieren ver TV o correr antes de ponerse a recoger y a limpiar, nunca hay que generalizar porque los hay apañados y mas organizados que sus mujeres.
No olvidemos que tareas como cambiar enchufes, taller, ITV, bancos…son tareas domésticas y no las valoramos como tal.Hay gente que como tarea doméstica lo que les viene a la cabeza es pasar el trapo del polvo, cocinar, planchar…Pero ir a ITV, gestión bancos no se valora, por eso una solución es negociar.
Se discute porque se genera un clima muy negativo cuando tú empiezas a convivir, empiezan a fallar las expectativas, tendemos a idealizar el amor y tendemos a pensar que todo va a ser maravilloso y que el otro va a colaborar como tú. Hay por tanto, un fallo en expectativas, una frustración.
Las mujeres también se cansan de educar al hombre, da la sensación de injusticia porque tú que también trabajas fuera de casa te tienes que ocupar de actividades que tampoco te apetecen. Sientes que no hay empatía porque el otro no colabora y no se pone en tu lugar y es vivido como una injusticia que lo que hace es que la persona esté centrando su atención en aquello que el otro no hace, más que en la pareja. Pues ese clima de enrarecimiento nos lleva a discutir.
Que el otro no haga cosas que tú crees que son básicas y ti crees que ni tendrías que pedírselo.
Hay que introducir dos cambios:
1.-Que favorezca el compromiso del que no lo está teniendo.
2.- Cómo cambiar la actitud del que no se está implicando.

1.- Pedir: presuponemos y si tú tienes la iniciativa piensas que al otro le va a pasar lo mismo y no siempre es así. Así que invito a pedir lo que quieres “Quiero que hagas la compra hoy porque a mi no me va a dar tiempo…”
2.- Negociar: elegir qué tareas va a tener cada uno y si se ponen por escrito mejor… de que se va a ocupar uno, y de q se va a ocupar el otro significa PLANIFICAR Y ORGANIZAR y EN QUE TIEMPO, porque yo puedo entender que la cama se puede hacer al mediodía pero a ti sentarte mal que la cama no se quede hecha cuando nos vamos de casa por la mañana.
3.- Bieninterpretar
Si le pides q haga algo y no lo hace porque se le ha olvidado, piensa que es normal porque no estaba antes en sus hábitos, no pienses que es egoísta o es para fastidiarte, simplemente se olvidó y se lo puedes recordar.
4. Agradecer el cambio
Hay gente que dice ¿por qué tengo que dar las gracias si es su obligación? Es cierto, pero seguramente favorecemos el cambio si cuando lo hace le reforzamos:
Qué bien que he llegado y he visto que has recogido, gracias así esta noche puedo ver la peli o descansar. Así haremos sentir bien al otro con el cambio que da. Si no sabe dar el cambio
1- pide que te enseñe y si o sabes hacer se lo puedes preguntar a tu pareja si quieres puedes apuntarte a un curso que hoy en día hay cursos para todo, para cocinar, planchar….pero PIDE
2- Pregunta que hay que hacer si no sale de ti en qué puedo colaborar, y a la mujer decir que si su pareja le preguntan “oye, te ayudo?” pues no enfadarse ya que ha tenido la actitud, aunque quizá la palabra “Ayudar” no es el correcto pero es un paso.
3- Ten iniciativa: “creo que llevamos una semana sin ir a comprar…voy a ir” y a la mujer decir la que aunque no traiga todo lo necesario o traiga chorradillas o 3*2 (A los q creo son aficionados…)y no sea lo que a ti se te ocurriría no te enfades…ya tenemos al menos la iniciativa.
Importante, no perder el SENTIDO DEL HUMOR para que no acabemos discutiendo y pasemos a peleas por un tema tan tonto como el reparto de tareas.

Siempre hay algo por hacer y hay que negociar porque sino se vuelve a discutir
Saber negociar y evitar discusiones y rupturas. Los temas por los q mas discuten las parejas es por aparte del tema del hogar por cómo repartimos el tiempo libre y el dinero
Por Qué nos pueden llevar a la ruptura?
Para que una pareja se mantenga tiene que haber pasión y para que haya pasión tiene que admirar a la pareja y para admirar a una persona tiene que haber complicidad y la complicidad la pierdes cuando no te sientes bien tratada en la relación. Y no sentirte bien tratado en la relación, forma parte de que no hay una relación bidireccional: “tú no estás haciendo por mi o por el hogar lo que yo estoy invirtiendo en ti”…y eso genera pequeñas discusiones: ” haz esto ,haz lo otro”…genera reproches y un ambiente enrarecido donde tenemos la atención puesta en las cosas que no funcionan en lugar de en las que funcionan y que nos apasionan…esto hace que cuando llegue la noche…como digo difícilmente una noche acaba bien cuando el día no ha sido bueno.
Difícilmente una mujer tenga ganas, cuando esta cansada si ha sido la que cuando ha llegado de trabajar se ha ocupado de todo, lavar, cocinar, planchar, tender…
Hay que fomentar en la pareja aquellas cosas que suman:
Relaciones sexuales, tener tiempo libre para uno, estar a gusto, y no se puede cuando estás detrás de tu pareja para que haga cosas del hogar.
Importantísimo para no llegar a una ruptura, que no se marchite es tener una buena comunicación y para mantener una buena comunicación (porque cuando esta falla, falla todo)
1.- NO GRITAR ni faltar al respeto, ni humillar, se pueden decir las cosas con CARIÑO respeto y humildad “Cariño, te pedí que hicieras eso esta mañana, cuando puedes, por favor..” en lugar de “fíjate te lo dije y nada”…eso pone a la defensiva y te contestara defendiéndose de un ataque e intentamos ganar la batalla y se acabe el momento de conversación porque no apetece hablar. El hablarnos así puede llevar a que el amor se acabe.
2.-Buscar el momento adecuado, no cuando llegue después de trabajar. Mejor buscar un lugar romántico fuera de casa para así disociar y hablar de temas no agradables en lugares agradables y no asocias a la casa, cuestiones feas como las que tienen que ver con el reparto de tareas. LA casa dejarla mejor como lugar de intimidad, donde uno se relaja, juega con los niños, ve una serie, una peli tranquilamente. Pero en donde no se discute.
3.- No hablar mal del otro nunca ni para desahogarte con amigos ni en grupos de amigos donde también el está presente.
4.- Escucha con atención el punto de vista del otro. Hay veces que estamos pidiendo o echando algo en cara y no nos estamos dando cuenta que el otro se estaba ocupando de otro tipo de tareas en ese momento.
¿En qué puedo ayudarte? “A no sé tú sabrás”
A veces el hombre está descolocado, sí porque la mujer ha compaginado todo trabajo fuera y dentro por esa motivación de desarrollarse profesionalmente pero ellos no han tenido esa misma motivación por hacerse cargo de las tareas domésticas, entonces no le prestan atención.
No podemos contestar así ;”Te lo dije”, “pues anda tu sabrás”, “mira que lo hemos hablado muchas veces”…vamos a hablar con ternura, “queda esto te importaría hacerlo”, porque de la otra forma en ese tono agresivo, generamos una distancia y el otro se sienta humillado y atacado y empezar la discusión. Las cosas están cambiando
La convivencia es la primera causa de divorcio, pero se puede mejorar.
Ahora:
La gente joven entiende mejor el reparto y el compartir y los hombres se implican de forma diferente a generaciones anteriores.
Para poder entendernos es bueno tener en cuenta:
-Cuidar la comunicación
Respeto
-Valorar lo que cada uno aporta, uno llegara mas tarde y tendrá menos tiempo. Vamos a respetar eso.
-Ser flexibles con el tiempo del otro, no todo se tiene q hacer en pareja, correr, montar bici.
Intimidad y dedicarse tiempo los temas de conversación no solo son problemas de casa, niños y visitar suegros, la pareja tiene q hablar de la pareja, aquellos temas que nos gustaban cuando nos conocimos…
– Esperar cosas buenas del otro, fijarnos en eso. Las expectativas son importantísimas, si llegas a casa y esperas encontrar la casa hecha un desastre, te fijarás solo en las cosas q estén mal y no en las cosas que se han hecho bien.
No dejarse ni abandonarse. Para que siga existiendo pasión complicidad y admiración por el otro, las personas tenemos que cuidar no sólo el aspecto físico, sino las formas en las que nos relacionamos con la pareja, y el nido... claro está.

Llámanos 91 308 63 53