El blog de Alter Ego

Wedding blues. ¿Tristeza tras la boda?

SIlvia Pérez Manjavacas, psicóloga de alter ego

Silvia Pérez, Psicóloga de Alter Ego

Sentir tristeza tras la boda es un malestar habitual en consulta, a pesar de que no es ningún síndrome, esta “depre” postnupcial conocida como “Wedding Blues” es un malestar relacionado con el estrés previo a la boda y la ansiedad de que todo salga perfecto; a veces, también con la sensación de pérdida, al romper otros lazos familiares, de amigos y vecinos; y rutinas hasta ese momento cotidianas. La incertidumbre de iniciar una nueva etapa, acentúa ese malestar. Si este año vas a dar el “sí, quiero”, lee como mitigar sus efectos.

Si en este 2018 vas a dar el “sí quiero”, no dejes de leer este post sobre Wedding Blues. ¿Tristeza tras la boda?, te ayudará a mitigar los efectos del “bajón” en los días posteriores a la boda.

Wedding Blues lo definimos como un periodo de tristeza tras la boda. Puede aparecer al día siguiente, o semanas y meses posteriores, hasta los 6 meses siguientes. Cuando el periodo de bajón tras la boda supere el año y/o siempre que esa tristeza y vacío te bloquee, o te impida disfrutar de tu pareja o vida en general, pedir ayuda es importante

Aunque para esta “drepre” postnupcial no hay un diagnóstico clínico como tal (por tanto no es ningún síndrome), actualmente llegan a consulta recién casadas con pérdida de energía, tristeza, aburrimiento y ganas de estar solas. El porcentaje que acude a consulta es mayor en el caso de las mujeres que de hombres, pero no significa que ellos no tengan ese “bajón”, aunque es directamente proporcional al tiempo y esfuerzo que se ha dedicado en la preparación del enlace, y suelen ser ellas las que dedican prácticamente toda su energía en la preparación del evento.

Entre las posibles causas encontramos:

– Los elevados niveles de estrés en la etapa previa a la boda, y la ansiedad que produce el querer que se cumplan nuestras expectativas y todo salga perfecto. Su objetivo era la boda y ya pasó. Tras la boda esos niveles se reducen drásticamente y nos queda un relax impuesto que muchas viven como vacío y lo asocian a con aburrimiento de la nueva etapa.
– Si aún no vivían juntos y acaban de dejar el contacto diario con otras personas con las que han vivido desde siempre: padres, hermanos, vecinos, etc…Es otra posible causa, pues esto genera una sensación de pérdida, que como tal, deben elaborar su correspondiente duelo.
– La incertidumbre y los nervios por empezar una nueva etapa mezclados con una realidad narcisista, aunque no lo quieran reconocer pues dejan de ser foco de atención. En los últimos meses estaba en boca de todos y ya no.

Las películas románticas generan expectativas poco realistas de lo que es el matrimonio, en el que todo es felicidad y no existen los problemas.
Quizá cierto tabú existe, por este mito del amor romántico, “¿Cómo voy a decir que estoy triste cuando se supone que es lo que quería y debería ser el momento más feliz del mundo?”, éstas y otras ideas son las que hacen que much@s vivan en silencio esta tristeza, lo que a su vez les crean sentimientos de culpa, dudas y bloqueos…Con ello tenemos el bucle.

El hecho de invertir todo nuestro tiempo y esfuerzo en los preparativos de la boda, nos hace poner el objetivo en el enlace. Esto es peligroso, porque cuando acabe la fiesta dirás:”¿Y ahora qué?”…
Los cuentos son los que acaban ahí : “vivieron juntos y comieron perdices”, pero nuestra vida sigue con una nueva etapa.

Así que, si este año te casas,¡enhorabuena! y recuerda el fin de la boda, porque el objetivo cuando habéis decidido dar el paso de hacer una fiesta, es el matrimonio esto es, la vida en común, una nueva etapa en la que tenéis que tener proyectos y metas que os ilusionen. El tener metas en las que enfocaros después de la boda, ayudará a no estancarte en esas emociones negativas, de tristeza, aburrimiento y vacío.

Por todo ello, finalizo con 5 consejos, a tener en cuenta en los momentos previos y posteriores para mitigar sus efectos y manejar el Wedding Blues.

1.- No pierdas de vista lo que la boda supone en si misma, el inicio de una nueva etapa, vuestra vida en común. Así es que busca tiempo entre preparativo y preparativo, para saber cuáles son tus expectativas en esa nueva etapa.

2.- Aunque se vive como pérdida, recuerda que casarse no significa abandono, ni muerte. Tu familia y amigos siguen estando, así es que has de reinventar la dinámica de esas relaciones para que sigan formando parte de tu vida.

3.- Ilusiónate, tienes una nueva etapa por vivir seguramente estrenes casa o coche..si no es así, busca empezar algo nuevo y emocionante, por ejemplo, gimnasio nuevo.

4.- La comunicación con la pareja es el ingrediente fundamental para el éxito del matrimonio, expresaros mutuamente cómo os sientes, lo que pensáis, lo que os gustaría cambiar.

5.- Que la rutina no se instale en vuestra vida, para ello haz pequeñas cosas sorprendentes, de cuando en cuando, como preparar cena romántica, fin de semana especial.

Llámanos 91 308 63 53

X